CIEPAC PDF Imprimir E-mail

Boletín Chiapas al Día 548: San Andrés sigue siendo el corazón de México

 

CIEPAC

 
18-Oct-2007 - San Cristóbal de Las Casas, Chiapas
 
Resumen: La reactivación de grupos paramilitares en el Municipio Autónomo de San Andrés Sakamch`en de Los Pobres, a través de una amenaza de muerte a las autoridades zapatistas, ilustra la nueva ofensiva paramilitar contra la autonomía zapatista, al mismo tiempo que sirve de microcosmos para analizar la estrategia contrainsurgente en Chiapas.
 
El sábado 22 de Septiembre apareció en las oficinas del Concejo Autónomo, en los baños públicos y en la tienda autónoma tres copias de una carta amenazando de muerte al Concejo del Municipio Autónomo Rebelde Zapatista de San Andrés Sakamch`en de Los Pobres. Esta amenaza de los grupos paramilitares autodenominados "Grupo Juvenil" y "Opdic Roja de los altos" (sic) exige el desmantelamiento del municipio autónomo, la entrega de los edificios públicos en manos de las autoridades zapatistas y el cese de las visitas de los "gringos". Con la retórica de "izquierda" que caracteriza los escritos de la Organización para la Defensa de los Derechos Indígenas y Campesinos (OPDDIC), la carta exige el "cumplimiento de estas demandas" antes del 30 de septiembre. En caso contrario, amenazan con emprender "una ofenciva de la muertes" (sic) en contra de cinco miembros del concejo autónomo. La carta firmada por "las autoridades militares" de los dos grupos paramilitares termina con la frase: "esperamos cuando volvemos a encontrar tu vidas tarde o temprano en el camino o en las casas o en cualquier lugar" (sic)(1).
 
Las amenazas y agresiones por parte de grupos paramilitares en San Andrés no son nada nuevo. Los paramilitares son ya conocidos en este municipio por sus hostigamientos y agresiones hacia familias zapatistas, miembros de la Diócesis de San Cristóbal, ONGs y organizaciones solidarias. El "Grupo" o "Frente Juvenil", que tiene su principal centro de operaciones en la cabecera municipal de San Andrés, fue denunciado en 2004 de vestir ropa militar y establecer retenes en la zona para vigilar a los zapatistas. En 2005, este grupo priísta agredió al hijo del candidato al diaconado de comunidad de Potobtic(2). En meses recientes, bases de apoyo han denunciado disparos en las noches en contra de sus domicilios en comunidades de este municipio.
 
Estas amenazas de muerte en San Andrés se dan en un contexto de recrudecimiento de los hostigamientos por parte de grupos paramilitares hacia bases de apoyo zapatistas. La ofensiva en contra de los territorios zapatistas se ha desatado con la consolidación de nuevos grupos paramilitares, nuevos por sus formas de operación y organización, mas no por su creación. Por ejemplo, aunque la OPDDIC aparece recientemente en la escena política, fue creada en 1998. Lo "nuevo" consiste más bien en su posicionamiento como actor político y, particularmente, en su naturaleza: organizaciones "sociales" con brazo armado, coordinados con los partidos políticos, las instituciones de gobierno y la misma Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). La nueva era de guerra paramilitar en Chiapas incluye secuestros, hostigamientos, agresiones armadas, disparos hacia las casas, destrucción de cultivos y robo de animales, desalojos violentos y amenazas constantes. La cantidad de denuncias por parte de las Juntas de Buen Gobierno ha aumentado de forma drástica desde la llegada al poder de Felipe Calderón a nivel nacional y del gobernador Juan Sabines a nivel estatal. Así, de Diciembre 2006 a Octubre 2007, han sido un total de 24 denuncias públicas desde las Juntas de Buen Gobierno. La mayoría de estas corresponden a respuestas a actividades paramilitares(3).
 
La ola más reciente de agresiones paramilitares ha sido encabezada por grupos "sociales" con brazo armado tales como Paz y Justicia, la Unión Regional de Campesinos e Indígenas (URCI), la Fundación Lacandona y la OPPDIC. Esta última se ha destacado por su presencia en la escena pública y su trabajo de auto-difusión, que sea con comunicados en la prensa o anuncios en la carretera que advierten "Esta comunidad pertenece a la OPDDIC". La fuerza principal de la OPDDIC, aparte de sus buenas relaciones con las instituciones legales, ha sido su poder de reclutamiento, particularmente entre bases de los grupos paramilitares que se desarticularon la década pasada. La aparición del grupo "Opdic Roja de los altos" en esta amenaza de muerte ilustra esto último, ya que este grupo representa una reorganización del grupo paramilitar Máscara Roja dentro de las filas de la OPDDIC.
 
La llegada pública de la OPDDIC en la región de los Altos de Chiapas nos recuerda que mientras el monitoreo de los grupos paramilitares en Chiapas ha concentrado su atención en los meses recientes a las zonas Selva y Norte, los grupos paramilitares de los Altos no han cesado de operar. Al contrario, han creado nuevas alianzas con grupos de poder y el aparato represivo del estado. Incluso se habla de nuevos campos de entrenamiento paramilitar en la región.
 
El objetivo central de estos grupos paramilitares han sido las tierras y territorios recuperados en la reforma agraria revolucionaria que acompaño al levantamiento de 1994. Sin embargo, en la zona urbana de la cabecera municipal de San Andrés, la atención de los grupos paramilitares se gira hacia los espacios públicos: la presidencia municipal que controlan los zapatistas desde 1994 (una de las pocas presidencias municipales tradicionales en manos de autoridades autónomas), el albergue que se está convirtiendo en escuela primaria autónoma, y el mercado. Los paramilitares de San Andrés son "apoyado por las autoridades y caciques priístas del mismo municipio"(4). Además, están estrechamente vinculados al gabinete priísta que acaba de ganar las elecciones del ayuntamiento municipal el pasado 7 de octubre. De ahí su interés en establecer el control sobre estos espacios públicos.
 
El contexto electoral: circo allá arriba, guerra hacia abajo
 
Estas amenazas de muerte se dan en el contexto de las elecciones del 7 de Octubre de 2007 para renovar los 118 ayuntamientos y el Congreso de Chiapas. Las elecciones siempre representan un momento de reacomodo de los grupos de poder. Así, este proceso electoral "estuvo marcado por imposiciones, descomposiciones y recomposiciones de los partidos políticos y de las organizaciones sociales que participaron en el proceso comicial"(5). En San Andrés, las luchas internas del PRI se dan principalmente entre dos facciones. Una facción que se reorganizó bajo la bandera del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y que por primera vez presentaba posibilidades reales de llegar a la presidencia. Y la facción más dura, que finalmente ganó la presidencia bajo las insignias del PRI. Esta recomposición de fuerzas partidistas implica, entre otras cosas, represión a los movimientos sociales por parte de las instituciones de gobierno.
 
Así, los maestros democráticos integrantes de la CNTE de este municipio han denunciado hostigamientos y amenazas por parte de autoridades priístas y maestros charros. El 25 de septiembre, la Delegación Sindical D-I-357 de este municipio denunció públicamente la represión que ha sufrido producto de su participación en "las Jornadas de Lucha Estatal y Nacional del Magisterio Democrático para echar abajo las reformas estructurales del actual régimen y en particular la abrogación de la nueva ley del ISSSTE". Los maestros democráticos aseguraron que los priístas pretenden "vetar nuestro legítimo derecho a participar en las actividades sindicales, expulsarnos de nuestros centros de trabajo y del municipio y que renunciemos a nuestras conquistas y derechos como trabajadores"(6).
 
El mismo día, bases de apoyo de la comunidad de Potobtic, San Andrés Sakamch`en de Los Pobres, denunciaron la represión de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que entregó requerimientos de pago a tres familias zapatistas de esta comunidad, amenazando con cortarles el servicio de energía eléctrica si no pagaban en los próximos tres días su deuda de más de 10 años. Esta amenaza de la CFE se enmarca en el contexto de cortes masivos a los diversos movimientos de resistencia civil a las altas tarifas de la luz eléctrica en todo el estado.
 
Otro acontecimiento que viene a contribuir a la tensión pre-electoral fue la designación de un nuevo párroco local por parte de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas. El párroco anterior llevaba un fuerte trabajo en la línea de la "opción preferencial por los pobres". Contra viento y marea dicho sacerdote logró mantener el equilibrio entre las fuerzas antagónicas, procurando mediar en la diversidad de conflictos políticos que se suscitaban en las comunidades y en la cabecera municipal. La mayoría de las comunidades católicas del municipio han optado en trabajar en la línea pastoral de la "teología de la liberación", mientras el grupo de católicos vinculados al PRI ha optado por recibir la influencia del sacerdote Diego Andrés Locket que trabaja con el grupo de católicos llamados "Apóstoles de la Palabra". El cambio repentino de párroco abre el espacio para la consolidación de los "Apóstoles de la Palabra", católicos tradicionalistas conservadores que son conocidos por su hostilidad hacia los bases de apoyo zapatistas.
 
La inauguración del mercado
 
Aquí estamos, celebrando la alegría de tener un espacio más donde quepamos muchos. Han habido muchos problemas, muchos obstáculos, pero nuestra esperanza y lucha es más fuerte que el miedo. En este mercado es la muestra de que unidos y organizados podemos conseguir mucho más.(7)
 
El 29 de septiembre, el Concejo Autónomo de San Andrés Sakamch`en de Los Pobres celebró la inauguración del Mercado Público Autónomo "Primero de Enero". Esta celebración fue producto de meses de negociaciones entre las autoridades autónomas y las autoridades priístas. Con la participación de más de tres mil personas, hombres, mujeres y niños zapatistas y no zapatistas, se presentó al público esta obra en beneficio de los pueblos, que ofrece un espacio digno de trabajo para bases de apoyo y priístas, sin distinción. La ceremonia fue marcada por un tono de reconciliación, de trabajo para el bien de los pueblos, de construcción de la unidad entre pueblos indígenas. En las palabras del Concejo Autónomo "el mercado que se va inaugurar es para todos, no sólo los autónomos, sino abierto a todos los hermanos y hermanas de los diferentes pensamientos, ideologías, partidos, religión, ya que este mercado es para la mejoría de nuestro municipio, y para el buen desarrollo de nuestro pueblo".
 
Para el buen funcionamiento de este espacio para la comercialización e intercambio de productos, se ha acordado un reglamento que se basa en el respeto, la justicia, y la dignidad de las personas. Este reglamento define el mercado como un "espacio comunitario abierto para todos y todas, sin distinción de razas, sexo, religión, etnias o partido".
 
Concientes de la importancia de cuidar la naturaleza, la basura producida por el mercado será separada en dos contenedores entre basura orgánica y basura inorgánica.
 
El ambiente festivo y alegre de esta celebración fue resguardado por un fuerte dispositivo de seguridad civil de los bases de apoyo. Días antes de la inauguración, circulaban rumores que los paramilitares estaban planeando "echar una bomba sobre la ceremonia"(8). La celebración transcurrió con toda tranquilidad, a pesar de la presencia de paramilitares. En algún momento se identificó a tres paramilitares vigilando la ceremonia, que pronto se retiraron al ser ubicados y rodeados por los guardias civiles del municipio autónomo. Después de que todos los y las presentes deleitaron un delicioso caldo de res o el famoso "cocido" que se le llama por aquí en tierras chiapanecas, la gente se fue retirando poco a poco, y las autoridades autónomas, que remarcaban la importancia de esta ceremonia portando sus trajes tradicionales, se fueron a sus casas a cambiarse de ropa. El presidente del Concejo, al llegar a su casa, se percató de la presencia de seis personas sospechosas sentadas enfrente, en la puerta de un edificio priísta. Se les acerco para preguntarles de donde eran y que hacían ahí, ya que claramente no eran de San Andrés. Estas personas con corte de pelo tipo militar tranquilamente se levantaron y, paseando lentamente, salieron de ahí. Finalmente se metieron a una casa a algunas cuadras de la plaza, para luego salir de ahí en un Tsuru gris plateado con placas DNH-97-37 de forma coordinada. Aquí reproducimos algunas fotos de estas personas.
 
http://www.ciepac.org/adjuntos/images/snandres-sospech1.jpg
http://www.ciepac.org/adjuntos/images/snandres-sospech2.jpg
 
Al caer la noche, como todas las noches anteriores, empezaron los movimientos de los paramilitares, con vehículos y motocicletas que rodeaban una y otra vez la plaza vigilando la presidencia autónoma. La tensión se respiraba claramente con el aire frío de los Altos.
 
Los compañeros bases de apoyo han identificado a estas personas como provenientes de la comunidad de El Ámbar, municipio de Jitotol. Con la presencia en San Andrés de paramilitares de Los Plátanos y Álvaro Obregón (las comunidades El Ámbar y Álvaro Obregón son vecinas), del municipio del Bosque, sale a la luz nuevas formas de organización regional de los paramilitares, donde se envían paramilitares a hacer un trabajo en otra comunidad para que no sean reconocidos.
 
El plazo para cumplir las exigencias de los dos grupos paramilitares ya pasó. La amenaza de muerte sigue pendiente. La tensión cotidiana se vuelve más y más presente al caer la noche.
 
Con la llegada al poder municipal "oficial" del ala dura del PRI gracias a las elecciones recientes, los retos hacia la integridad física y el buen desarrollo de los trabajos del concejo autónomo aumentan. Igual que en otros municipios como San Cristóbal de Las Casas y Chilón, la victoria electoral de grupos priístas cuyas promesas de campaña incluían el desalojo de los zapatistas representa una clara escalada en las agresiones hacia los territorios y la autonomía zapatista.
 
"San Andrés sigue siendo el corazón de México"(9)
 
San Andrés, comunidad donde se firmaron los Acuerdos sobre Derechos y Cultura Indígena en 1996 entre el EZLN y el gobierno mexicano, se ha vuelto un símbolo importante por el reconocimiento de los derechos ancestrales de los pueblos indígenas. La implementación y el respeto de los Acuerdos de San Andrés siguen siendo una demanda central en los movimientos indígenas de todo México. Prueba de esto es la reciente marcha de cuatro mil adherentes a la Otra Campaña en la ciudad de Comitán, Chiapas, el 20 de junio de 2007, donde las comunidades en resistencia civil hicieron público que no pagarán las altas tarifas de la luz eléctrica hasta que no sean respetados los Acuerdos de San Andrés.
 
San Andrés también sigue siendo la ilustración de las diversas estrategias de contrainsurgencia del gobierno mexicano a través de los años. El campamento militar en terrenos de la zona escolar de la cabecera municipal fue establecido justamente en febrero de 1995 cuando se llevó a cabo el fallido ataque sorpresa para capturar la comandancia zapatista. Este campamento sigue presente hoy día como recuerdo de la respuesta del gobierno mexicano al levantamiento armado del EZLN y a sus justas demandas: una respuesta limitada a lo militar, que buscaba aniquilar este movimiento de la forma más rápida y efectiva posible. Este campamento permanente del ejército ha sido objeto de varios cambios desde su instalación que ejemplifican las nuevas estrategias de contrainsurgencia que ha adoptado el gobierno mexicano año tras año. Así, en el sexenio de Fox, la base militar de la cabecera de San Andrés cedió partes de las tierras que ocupaba para la instalación de una cooperativa de mujeres artesanas priístas, y más tarde para la construcción de un hospital regional.
 
Estos cambios a la base militar de San Andrés son ejemplos de la estrategia contrainsurgente del gobierno foxista: bajar la cantidad de militares en el estado y aumentar el financiamiento de proyectos de gobierno para deslegitimar el proyecto de autonomía zapatista. En este sentido, la construcción de esta cooperativa artesana priísta y del hospital regional fue evidentemente geoestratégica, ubicándose a algunos kilómetros de las oficinas de las cooperativas autónomas de mujeres y de la clínica autónoma Guadalupana, que se encuentran en el Caracol de Oventic. Y ahora, con el recrudecimiento de los grupos paramilitares anti-zapatistas en el municipio, San Andrés ejemplifica la nueva estrategia contrainsurgente del 2007, que combina la estrategia de "mano dura" del gobierno federal (acciones militares y paramilitares contra los movimientos sociales) y los programas asistenciales del gobierno estatal (migajas que buscan engañar a los pueblos). Esta estrategia contrainsurgente busca desbaratar el proyecto de la autonomía zapatista, como lo muestra la amenaza de muerte del 22 de Septiembre: los objetivos son no sólo los espacios recuperados por las bases de apoyo (la presidencia, la escuela primaria y el mercado público), sino que también las fuentes de apoyo del proyecto zapatista ("los gringos").
 
A manera de conclusión.
 
Estas denuncias públicas de amenazas a la integridad física y emocional de indígenas de Chiapas han sido ignoradas por el gobierno mexicano, eludiendo así su responsabilidad constitucional e internacional. Los medios masivos de comunicación, además de su habitual campaña de desinformación, han buscado deslegitimar las denuncias de las Juntas de Buen Gobierno, afirmando que "esta denuncia podría tener alguna otra razón", notablemente el "claro interés por recuperar el protagonismo" que tenían en otro momento(10). También existe un gran silencio por parte de la sociedad civil nacional e internacional frente a esta nueva guerra contra los pueblos de Chiapas.
 
A pesar de esto, el Municipio Autónomo de San Andrés ha recibido muestras de apoyo de las comunidades zapatistas y de organizaciones solidarias. Así, el municipio de Pescara, Italia, formalmente hermanado con este municipio autónomo, ha exigido el cese a las hostilidades hacia las autoridades zapatistas, responsabilizando al gobierno federal por cualquier daño a su integridad(11). Al mismo tiempo, la Red Estatal de Resistencia Civil "La Voz de Nuestro Corazón", Adherentes a la Otra Campaña, ha manifestado su solidaridad con los zapatistas, comprometiéndose en buscar las ayudas necesarias para los compañeros del Municipio Autónomo de San Andrés.
 
Nos enfrentamos a una nueva fase de la guerra contra los pueblos, con nuevos actores (ya no simplemente el gobierno o el ejército) que tienen nuevas formas de organización. Los golpes ya no son tan directos, tan contundentes – en su gran mayoría – sino más bien son piquetes que buscan, poco a poco y a largo plazo, desbaratar el proceso organizativo. Esta "nueva" guerra es una guerra que se vive día con día, que permea la vida y el tejido social de las comunidades. Frente a esto, se hace todavía más pertinente el reto de mantenernos a la altura de la coyuntura.
 

Notas:

1. La carta de los paramilitares amenazando de muerte al concejo autónomo puede consultarse en:
http://enlacezapatista.ezln.org.mx/denuncias/815/

2. Hidalgo, Onésimo, "La Estrategia Paramilitar y sus Efectos", en Tras los Pasos de una Guerra Inconclusa: Doce Años de Militarización en Chiapas, CIEPAC, 2006.

3. Las denuncias de las Juntas de Buen Gobierno y demás adherentes a la Otra Campaña se pueden consultar en

http://enlacezapatista.ezln.org.mx/category/denuncias/

4. Denuncia publica de la Junta de Buen Gobierno "Corazón Céntrico de los Zapatistas delante del Mundo" del día 24 de septiembre de 2007. Disponible en:
http://enlacezapatista.ezln.org.mx/denuncias/815/

5. Comunicado de la Red por la Paz de Chiapas dado a conocer por el Obispo Emérito de San Cristóbal, Monseñor Samuel Ruiz, el 10 de octubre de 2007. Disponible en:
http://chiapas.mediosindependientes.org/display.php3?article_id=150863

6. Denuncia pública de la Delegación Sindical D-I-357 de San Andrés Larrainzar, Chiapas. 25 de septiembre de 2007.

7. Palabras del Concejo Autónomo de San Andrés Sakamch’en de Los Pobres en la celebración del 29 de septiembre 2007. El reportaje de la radio comunitaria Amanecer de los Pueblos sobre la inauguración del mercado municipal autónomo se puede escuchar en el programa semanal de Radio Insurgente, La Voz de los Sin Voz, del 6 de octubre de 2007, disponible en: http://www.radioinsurgente.org/

8. Información proporcionada por la Junta de Buen Gobierno de Oventic.

9. Palabras del párroco de San Andrés en la inauguración del Mercado Público de San Andrés el 29 de septiembre 2007.

10. Editorial del Diario de Chiapas, 27 de Septiembre de 2007. Disponible en:
http://diariodechiapas.com/news/117/ARTICLE/2781/2007-09-27.html

11. Bellinghausen, Hermann, "Exige municipio de Italia cese de hostilidades en comunidad del EZLN", La Jornada, 30 de septiembre de 2007.