Poemas de Ruperta Bautista PDF Imprimir E-mail

Poemas de Ruperta Bautista

K’IN CH’ULELALETIK

 

Li nichimetike te oy sbon
ti yu bu lajbatel li kuxlejale.
Xch’aybatel te yab pom li na’el
lok’tabilik te sjelevel ch’uk k’aka’ltike.

 

Taki saklikan ealetik sk’upinik li taele,
xcha’ kuxiktal te smuil ch’ul ve’lil,
ya’alinik skeval ch’ul kantelaetik
ti  stup’bik jelevel yik’al ti ch’aile.

 

Sk’oponik ti yutsil ch’ul malom k’ak’ale,
xtaatik te ik’el te sti’ mukenal,
xp’ajik te yochel batel osil ti yu bu
xchi’inatik te skuxel yo’ntonik yu’un ch’inetele.

 

FISTA DE LAS ALMAS

 

 

En el color de las flores permanece
la vida que se consumió en el ataúd.
En el copalero se extinguen  los recuerdos
dibujados en el transcurrir de las horas.

 

Secos y pálidos labios saborean el encuentro,
resucitan en fragancia de alimentos,
beben las luces de cirios que borran
oscuro paso del humo.

 

Saludan la pureza del atardecer,
en la entrada de la tumba reciben la bienvenida,
y caen en umbral del territorio eterno
donde la soledad descansa junto a ellos.

 

JCHUKEL

 

 

Stuk xchi’uk xjak no’ox yo’nton te ch-anilaj
 te smukta nak’omal  yut chukel.
Lajemxa stsatsal yip chk’opoj,
sjelevesbaltel  slo’il  te sk’ejoj mutal ikliman.

 

Sk’eloj chp’ajtal ya’lel sat vinajel
cht’uxumtasbat yunen yajemal sat,
yakil smaksba te sikil k’al na li yavanele.
Li ch’inetele pak’al chk’ot te spak’ chikin.

 

Snamal a’ibe yab yok statamol,
xch’aybatel yip li xch’ich’ele,
xtonimbatel te sat yelov li slajeb keve,
xtakin k’un lajbatel te ik’al osil li stakopale.

 

PRISIONERO

 

Solitario, veloz y desesperado corre
bajo la gran sombra de la jaula.
Agitado en la cima de la fuerza habla,
transmite mensajes en la voz del pájaro matutino.

 

Observa las lágrimas de las nubes
 acariciando su pequeño rostro herido,
mientras sus gritos rebotan sobre la fría pared.
El silencio posa a sus oídos ensordecidos.

 

Oye lejanas huellas de su abuelo,
se apaga el ritmo de su sangre,
se congela  la última luz en su mirada,
su piel se marchita lentamente en la oscuridad.

 

XIK’ ACH’EL

 

 

Skevanil nich k’ok’al ch’ul si’
sk’oponsbaik xchi’uk k’ak’al tonal pusetik.
Xk’emk’un ya’lel momolal nam
sbombe svok li o’e.

 

li chik’ile skuchlok’el vokolil
naklajem te lu’benal be ch’ich’,
li spujpunel on’tonale xvokan te yut ach’el,
ch-ech te be ch’ich’etik li tsajal o’e.

 

Xjomomet sk’ejoj li k’ok’e
xviletikbatel te spoxtael k’uxul takopaletik.
Xlupintal te ch’ul k’ok’ yutsil
smuil li tsajal kelem nichimetike.

 

OLOR A LODO

 

 

La fosforescente flor de la leña
se saludan con calientes piedras de temascal.
La esencia de plantas marinas fluye
coloreando la ebullición del agua.

 

Con el sudor caen sufrimientos
prolongados en arterias cansadas,
hierve en el espacio de lodo los latidos,
corre en las venas el liquido purpuro.

 

Evapora el canto del fuego
vuela para sanar dolorosos cuerpos.
Germina en las llamas fragancia
suave de caléndulas rojas.

 

PLETU

 

Xtiltal sk’aka’l yon’ton
yich’be ta tajimol skuxlej jnaklej te banamil,
xla’banvan no’ox xchi’uk xcho’vanej ichvanej te k’op.

 

Slajes te tek’el stakopal ch’ul banamil,
yoboktasbe xchi’uk stumtabe yutsil lekilal,
svuch’ta bek’ tuk k’uchal ts’ubil lum te stojol li altsajele.

 

Snak’ komel yip chopolil te jol on’tonal,
xpak’komel k’uchal loktombail te ch’ul osil k’ak’al,
smil  yakuxul bik’tal  lekilal xchi’uk li yipe.

 

GUERRA

 

 

Se enciende la llama de su corazón
juega en la paciencia de la humanidad,
se burla con su lenguaje de trituración.

 

Con su pisada hiere la piel de la tierra,
escupe y ensucia la frágil tranquilidad,
sobre la debilidad sopla las balas como polvo.

 

Recuerdo maldito  guardando su poder,
posa como foto sobre  el tiempo,
con su fuerza asesina la pequeña y débil paz.

 

JPAS P’IN

 

Spich’be stse’ej ts’ubilal untik
te yut xchikin poko’ mol p’in.
Te sbon ch’ul k’ok’ sbon
sp’ijil snak’oj te stumtunel yon’ton.

 

Xcha’bi li xch’iel slupinel
sbech’sbaik te t’uxul ach’ele.
Li yach’el k’obe stsob ch’uch’ulel
poko’ ch’ayem lo’il te osil k’ak’al.

 

Li ich’ mul xchi’uk chanel p’ijilale ba sa’
k’akal te yut yon’ton k’ib.
Slok’ta mantaletik te sat banamil:
Xtoyikbatel xchi’uk xambal li ch’aile:

 

 

ALFARERA

 

Moldea sonrisa de niños polvo
en los huecos oídos de la vieja olla.
En el color del fuego pinta
el conocimiento  guardada en sus latidos

Vigila el crecimiento de retoños
 enredados en el húmedo barro.
Espesas manos recogen pedazos
de  historia consumadas  en el tiempo.

 

Borra el sufrimiento y las experiencias
en la profundidad del k’ib.
Dibuja consejos en rostro de la tierra:
Se elevan con los pasos del humo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MEMBELIL P’IN

 

Chanav te yutsilal li k’in
chak’sba a’yuk te snatil ch’enal jaytike.
Kejel sk’elbe yav yok
a’biltik slok’taojsba te ch’ut semet.

 

Stsombe sk’ejimol yunenal xch’iel
te mukta kelemal yav pom.
Xtavanik te ik’el snuk’ilal li lo’iletik
nakajtik te yon’ton balamile.

 

Cha’i epal mantal jelumtasbilik
te yak’ot ach’elal ts’i’etik, mutetik xchi’ik bolometik.
Stsom li mantal ts’ibabilik
te smuktikil e poko’ p’intike.

 

ABUELA CANTARO

 

 

Camina sobre la música que se transmite
en la profundidad de jícaras.
Se inca y observa manchas
de años dibujados en vientre del comal.

 

Oye multitud de mensajes transmitidos
en danzar de perros, pájaros y tigres barro.
Recoge consejos escritos sobre
grandes bocas de cantaros viejos.

 

Junta el canto de su juventud
en el gran copalero gallo.
Llama voces y palabras que descansan
en el  corazón de la tierra.

 

 

 

TE ACH’EL

 

K’unk’un xmu te svolan yok li lubele,
li sk’uxule xtabat sbe xch’ich’el .
Yik’ ch’aila ich’ mul x-och
te xch’ich’el chtabat yon’ton

 

Li k’ok’e xchi’uk li slo’il yon’tone
chjatavik lok’el te sk’ob.
Slok’ta te p’inetik sk’op l
yaj cha’biel  slo’il skuxlejal.

 

X-ulp’ij te yol sk’ob li ts’ubil lume.
Chak’sba iluk vojvunel ts’i’
te epal te tos bon p’inetik te yu bu
oy li xch’anal avanel li chilile.

 

EN EL BARRO

 

 

Lentamente escalan en sus rodillas el cansancio
y acarician  frágiles venas el dolor.
Olor a humo de tristeza penetra
en su sangre, toca su corazón.

 

Las llamas queman preguntas
que botan y escapan de sus manos.
En las ollas dibuja el rugir
de los guardianes de su historia.

 

Evapora el polvo sobre sus dedos.
Se marcan ladridos en jarras
multicolores donde permanece
el callado grito del grillo.

 

TS’UBIL TSEB

 

 

Yunenal ulsat malob k’aka’l
ta sjax jik’abil k’obaletik
te sikil li ach’el chatin lo’il kuxlejale.
Setel setel slok’tasba kulajte’tik te k’ib.

 

Xnichinaj k’ok’ te kejlebal.
Ibilajesbil lok’tombailetik xchi’uk li si’e.
Te epal te tos bon k’uk’umetik snak’oj
li tajimoletik spasoj xchi’u li stse’ej sate.

 

Li sbek’ sate chmukul lo’ilaj
xchi’uk li mut chlok’tal te ch’ut p’ine.
Li yunen yolk’obtake spasbik svilel mutetik.
Te k’anal ach’el xch’ay te yon’ton yunenal.

 

POLVO NIÑA

 

 

Juventud de la tarde llorosa
acaricia manos ahogadas
en frío lodo bañado de  historia.
En círculos se forman palomas en el cántaro.

 

Florece fuego en incadera,
figuras enraizadas con la leña.
Sobre plumas multicolores esconde
los juegos moldeados con su sonrisa.

 

Sus ojos platican en silencio
con el ave que nace en la olla.
Pequeños dedos forjan vuelo de pájaros.
En el amarillo barro olvida su niñez.

 

EN UNA REALIDAD

 

Ideas confusas meditan en el vacío

el cuerpo de la democracia.

Pálida  coincidencia

en la mente de un tiempo joven y viejo.

 

 

Pequeños ojos con miradas y frías lagrimas

ambulan en las avenidas de la falsedad,
la silenciosa voz de su pensamiento
lo acompaña a descifrar las reglas de la verdad.

 

Mientras una congregación de hombres y mujeres

en la convulsión de su ética mencionan:
“Bienaventurados sean los pobres porque de ellos
depende el reino de los ricos”

 

El viento refleja el suspiro del corazón de un niño,
muerto por heridas fabricadas
en las negras entrañas de conciencias falsas.

 

Entre los latidos de la verdad

nace la tristeza  del sentimiento
de una igualdad engañada.

Escritora tsotsil egresada de la carrera de Antropología Social de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Chiapas. Estos poemas fueron proporcionados en el 514 aniversario del 12 de octubre, Día de la Resistencia india, negra y popular. (2006)

 

  Olla de tres manos que sirve para cargar agua.