Mario Rechy Montiel PDF Imprimir E-mail
Apuntes de Mario Rechy Montiel:

A l i a n z a C o o p e r a t i v a

I n t e r n a c i o n a l

P R I N C I P I O S
C O O P E R A T I V O S
 
1er. PRINCIPIO: ADHESIÓN VOLUNTARIA Y ABIERTA.

Las cooperativas son organizaciones voluntarias, abiertas a todas las personas capaces de utilizar sus servicios y dispuestas a aceptar las responsabilidades de ser socio, sin discriminación social, política, religiosa, racial o de sexo.

Comentario: lo anterior significa que el cooperativismo al subrayar el principio de libertad para entrar y salir del movimiento cooperativo, indica un gran respeto a la dignidad del hombre y un nuevo humanismo, que reconoce la igualdad de la mujer con el hombre y la no discriminación por raza, credo religioso o político y posición social.
En la época moderna, la igualdad entre los hombres y mujeres ha sido un tema muy recurrido, sin embargo, con una práctica muy cuestionable; es el caso, que en nuestras sociedades cooperativas se ha dado muestra de su factibilidad.

2do. PRINCIPIO: GESTIÓN DEMOCRÁTICA POR PARTE DE LOS SOCIOS.

Las cooperativas son organizaciones gestionadas democráticamente por los socios, los cuales participan activamente en la fijación de sus políticas y en la toma de decisiones. Los hombres y mujeres elegidos para representar y gestionar las cooperativas son responsables ante los socios. En las cooperativas de primer grado, los socios tienen iguales derechos de voto (un socio, un voto) y las cooperativas de otros grados están también organizadas de forma democrática.

Comentario: este principio, en la práctica, indica que la soberanía radica en la asamblea general, y de ello depende todo programa y todo poder. La democracia cooperativa implica una democracia económica porque cada socio vale un voto, independientemente del capital que aportó y al mismo tiempo, una democracia social porque no importa la clase a la que pertenezca y de género pues la mujer tiene los mismos derechos que el hombre.

Como ya es en la práctica, en las cooperativas se eligen democráticamente a los dirigentes y éstos responden de su gestión, ante los socios reunidos en la asamblea general.

Consideramos que este principio da una característica de distinción al cooperativismo, diferenciando a las sociedades cooperativas de las sociedades mercantiles, pues democráticamente se antepone el valor de la persona al del capital.

3er. PRINCIPIO: PARTICIPACIÓN ECONÓMICA DE LOS SOCIOS.

Los socios contribuyen equitativamente al capital de sus cooperativas y lo gestionan en forma democrática. Normalmente reciben una compensación, si la hay, limitada sobre el capital entregado como condición para ser socio. Los socios asignan los excedentes para todos o algunos de los siguientes fines: el desarrollo de su cooperativa; el beneficio de los socios en proporción a sus operaciones con las cooperativa; el apoyo de otras actividades aprobadas por los socios.

Comentario: la primera afirmación indica que la fijación del capital en las cooperativas debe hacerse equitativa y democráticamente. Deja libertad para que este capital que aportan los socios para serlo, puede o no recibir una compensación. En México sólo se concede un interés al capital voluntario.

En cuanto a los excedentes indica que pueden asignarse para el desarrollo de la cooperativa, el beneficio de los socios en proporción a sus operaciones con la sociedad, y el apoyo de otras actividades aprobadas por os socios.

Por lo que se refiere a la distribución de excedentes, el camino que señala este principio, es el que ha seguido el movimiento cooperativo mexicano; la única observación que respetuosamente le hacemos, es que utiliza las palabras “en proporción a sus operaciones”, lo cual es aplicable a cooperativas de consumo o de ahorro y préstamo, por ejemplo; y en la práctica mexicana utilizamos el término “en proporción a la participación”, porque incluimos a las cooperativas de producción (de todas las clases) en donde la distribución de excedentes es en proporción al trabajo realizado, comprendiendo en esas palabras, las de consumo y similares.
Hasta la fecha la gran mayoría de las cooperativas mexicanas, incluyendo muchas de Latinoamérica, no conceden ninguna compensación al capital de fundación, ni cuando ingresa un socio en la cooperativa; ahora este principio es cierta forma, abre la posibilidad de que se cubra una compensación a los certificados de aportación que suscriben y pagan, las personas que van a ser socios en las cooperativas.
Para descargar el archivo completo haga clic aqui.