Autogestión y Cooperativismo en la FCS PDF Imprimir E-mail

¿Autogestión y/o cooperativismo en la Facultad de Ciencias Sociales?

Dra. María Isabel Pérez Enríquez

UNACH-FCS

“El mundo es tan grande, como el desvarío de hacerlo “otro”, como el oído que se necesita

para abarcar todas las voces de abajo, como

este otro afán colectivo de ir a contracorriente,

uniendo rebeldías abajo,

donde arriba separan soledades”.

(SubComandante Marcos, La Otra campaña,

Puebla, feb, 2006)

En el mundo de abajo, cuando lo que se pretende es aprender de lo que se construye, necesitamos desarrollar una discusión y entendimiento de “un mundo donde quepan muchos mundos”. El respeto al trabajo del otro o de la otra, el valorar el esfuerzo de quienes resisten y quienes buscamos alternativas o modelos diferentes contra el neoliberalismo, nos insta a medir nuestro caminar.

¿Cómo acompasamos el ritmo con el otro, con la otra? ¿Cómo sumamos esfuerzos en lugar de restar? ¿Cómo crecemos juntos en vez de competir o probar la entrega de otros? ¿Por qué la autogestión y por qué su puesta en práctica en la Facultad de Ciencias Sociales?

Este concepto de “autogestión” nace como alternativa ante instancias verticales en la toma de decisiones. De toda una formación cultural que en México reproduce relaciones de dominación generacionales, de clase, de etnia, de género y entre naciones, considero que la autogestión es una práctica que intenta construir propuestas conjuntas para su superación. Así la autogestión media entre el colectivismo y el cooperativismo. Hemos observado ese colectivismo en pueblos indígenas que resisten al capitalismo neoliberal que les ignora. En ellos persiste el sentimiento de lo “comunitario” que les lleva a percibir acciones de grupo en la realización de tareas determinadas, rituales, sociales, políticas, bajo las que demandan el respeto a sus derechos indígenas. Hemos visto cómo a lo largo de su caminar superan el individualismo, la competencia y la mercantilización de las relaciones. Ese colectivismo se aboca a la satisfacción de necesidades primarias de producción de alimentos, de intercambio, distribución y/o consumo. O se origina en la reproducción de actividades de educación, salud o producción de bienes materiales y de imaginarios simbólicos, desde los marcos de la dignidad.

La autogestión se distingue del cooperativismo en la medida de que este último constituye una actividad mayormente estructurada, reglamentada y diversificada en una gran cantidad de acciones especializadas, debido a la división del trabajo, . Tanto uno como el otro combaten el desorden económico y sus crisis, las relaciones de explotación, de opresión, de expoliación y de despojo. Con la organización y la resistencia se propone la instauración de un cambio económico alternativo al capitalista, un cambio político bajo una nueva concepción de la democracia popular y un cambio cultural que nos demande reaprender a partir de las cosmovisiones que comparten espacios y territorios. Bajo el respaldo de la autogestión, estas dos actividades superan la gestión del extensionista de servicio y se constituyen como actividades integrales que abarcan la cosmovisión del(os) grupo(s) organizado(s).

Ichak Adizes y Henri Arvon, nos señalan que no se trata de actividades meramente administrativas, antes bien, pueden trascender a una gran variedad de acciones humanas, de carácter productivo, social, educativo, político y cultural. Anton de Shutter habla incluso de diferentes grados de gestión (o autogestión), según se trate de la realización de procesos por medios ajenos o por los propios medios, con mayor o menor involucramiento de los sujetos que en ellos participan, con la toma de decisiones y una distribución equitativa de los productos del trabajo colectivo. Se distingue entonces de la gestión en que aunque puede partir de un enlace con el exterior que promueva una transformación social, la autogestión tiende a arribar a que los sujetos se conviertan realmente en agentes y sujetos de los procesos que impulsan, mientras que la gestión, puede mantenerse en reproducir dependencia con respecto del intermediario, que se convierte en servidor del avance de la organización.

Por eso la autogestión está ligada a la autonomía, en tanto que busca resolver las necesidades para el desarrollo que no generará mayor dependencia de voluntades, decisiones, intereses ajenos al sujeto colectivo que los impulsa.

En el Taller de Proyectos Autogestionarios intentamos explicar cómo esta acción efectivamente respalda la autonomía que defienden los pueblos indígenas y cómo los universitarios podemos aprender de ello.

Para descargar el archivo completo haga clic aqui.