Interdisciplinariedad PDF Imprimir E-mail

INTERDISCIPLINARIEDAD Y PLURICULTURALIDAD EN LA UNACH

Dra. María Isabel Pérez Enríquez
Correo Electrónico: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

En el año de 1985, maestros (as) de la entonces, Escuela de Ciencias Sociales de la UNACH, vimos la necesidad de estudiar problemáticas sociales relevantes a partir de las especialidades de las diferentes disciplinas y marcos conceptuales de las carreras que se impartían entonces.

I. En ese entonces abordamos el estudio interdisciplinario de las migraciones, laborales, de tipo expulsiones y de refugio internacional en Chiapas.

  • Gabriela Robledo, desde la Antropología, analizó las expulsiones chamulas causadas por el caciquismo, bajo la careta religiosa y escribió su libro, DISIDENCIA Y RELIGIÓN: Los expulsados de San Juan Chamula.
  • Darío Betancourt, estudió desde la economía, los destinos migratorios en la región, a partir del desarrollo desigual, ubicando el contexto de la explotación de la fuerza de trabajo indígena, y su contribución al capitalismo y al propio tiempo los residuos de una economía tradicional de comunas rurales en la ciudad, que lejos de tender a desaparecer, iban en aumento aquí en San Cristóbal, (mañana intentaremos abordar esta temática), escribió su libro, BASES REGIONALES DE LAS COMUNAS RURALES URBANAS EN SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, CHIAPAS.
  • Yo trabajé desde la Sociología, el diagnóstico pluridimensional de las causas socio-económicas y políticasde procesos migratorios estacionales y expulsiones de los municipios de San Pedro Chenalhó y San Andrés Larráinzar, ahora San Andrés Sakamch'en de los pobres, escribí el libro, EL IMPACTO DE LOS PROCESOS MIGRATORIOS DE LA ZONA TZOTZIL.En el mismo, reconocí la crisis agraria de nuestro país, que en Chiapas venía sobrellevando conflictos que desencadenaron después en el levantamiento armado zapatista; así, situaciones de desigualdad en la tenencia de la tierra y conflictos de diverso órden social, político y religioso, demandaban explicaciones desde diferentes campos del conocimiento.
  • Antonio Mosquera, desde la Sociología estudió lamigración internacional entre Guatemala y México.

Nos preocupaba la interdisciplinariedad y nos alimentaba el hecho de que como Calderón de la Barca muestra en LA VIDA ES SUEÑO, "todo es según el color del cristal con que se mira".

Hacíamos el intento de dialogar entre los diferentes campos de las ciencias sociales, y ésta era una forma de interdisciplinariedad, que fortalecía el conocimiento de los universitarios que participaron en los diferentes trabajos, destacando así, la importancia de los estudios cuantitativos y cualitativos.

II. Otra forma de interdisciplinariedad, la fuimos descubriendo en nuestra relación epistemológica con los procesos que estudiamos. Nuestro conocimiento de los pueblos mayas, nos ha venido transformando la perspectiva de nuestra mirada. Es precisamente la cosmovisión de los pueblos mayas, lo que nos lleva a valorar, varios aspectos del conocimiento: la racionalidad, que no se divorcie del conocimiento sensible, la imaginación, la emoción y la empatía. Mediante esta cosmovisión, nos percatamos del fraccionamiento de las disciplinas y de nuestra necesidad de unir lo que el pensamiento occidental había venido especializando y separando. Reconocimos como Luis Villoro lo establece, la necesidad de integrar el entendimiento del saber, el conocer y la creencia como un todo.

En su ensayo "Conocer, saber y creer", Luis Villoro analiza los diferentes campos aislados y prefigura posibilidades de abordajes desde el saber, la creencia y la ciencia.

En los pueblos mayas hemos encontrado cómo esos diferentes campos, están íntimamente imbricados y vividos en teoría y práctica.Vemos así otra forma de interdisciplinariedad que demanda fundir explicaciones que contemplen los lenguajes culturales, para profundizar en el aprendizaje.

A partir de ahí, reflexionamos sobre la importancia de que los prestadores de servicio social de las diferentes carreras teóricas y técnicas, atiendan a las problemáticas del medio y participen en el ejercicio múltiple de dialogar con diferentes campos del conocimiento, reconociendo la especialización y comprendiendo a la vez las cosmovisiones de los sujetos transformadores de su entorno.

La interdisciplinariedad y la pluriculturalidad en el medio académico, nos llevan a maestros y alumnos a tender una perspectiva más amplia en los análisis de nuestro entorno, a partir del reconocimiento de las problemáticas económico-sociales, políticas e ideológico-culturales.

Esta relación del medio universitario con su entorno rural y urbano, nos llama a ser vigilantes de no imponer nuestra visión occidental y neocolonial, en el contacto, desde la cultura dominante nacional, hegemónicamente mestiza.

Como Guillermo Bonfil señala en su MEXICO PROFUNDO, necesitamos romper con la visión colonialista que impone una visión a los sujetos que conocemos. Como dice Carlos Lenkersdorf en su libro LOS HOMBRES VERDADEROS o en el que nos ha expuesto la semana pasada FILOSOFAR EN CLAVE TOJOLABAL, aprendemos en la relación de intersubjetividad y diebiéramos reconocer a los pueblos mayas y sus aportes a nuestra cultura.

Después del 1o de enero de 1994, nos hemos percatado del resurgimiento de culturas que habían estado encubiertas y que ahora nos interpelan y nos llaman a transformar nuestras relaciones, con el entorno social y en el campo académico.Así reconocemos cómo el organicismo de los pueblos mayas, no solamente refiere al hombre, a la mujer, al ser humano, involucra además al medio de plantas, piedras y animales vivos que reproducen una humanización de la propia naturaleza.

III. Esta pluriculturalidad nos demanda una actitud humanista en los medios rurales y urbanos de nuestro medio. Tanto el investigador, como el maestro, el médico o el técnico, requieren conocer profundamente el campo del trabajo en el que pretenden ejercer algún determinado tipo de interacción.

Sin embargo, conocer las necesidades reales y sentidas, no es suficiente; sino que es importante, además, pensar en la forma de atenderlas y coadyuvar a que se resuelvan. Comprender las demandas sentidas de una población, nos plantea estar informados de lo que acontece en el medio y asimismo, acompañar o participar directamente en la comprensión de los problemas.

Los investigadores, los maestros, los médicos, los prestadores de servicio social, los técnicos, podemos buscar la trascendencia de nuestra labor, cuando participamos junto con hombres y mujeres en la reflexión sobre las problemáticas através de autodiagnósticos y experiencias autogestivas para resolver las necesidades.

Así la investigación participativa de la que hablaba Paulo Freyre en su libro LA EDUCACIÓN COMO PRÁCTICA DE LA LIBERTAD, nos muestra la necesidad de reconocer los problemas sentidos, el compromiso y la mira en que se resuelvan. Necesitamos romper así con miradas etnocéntricas que niegan a los sujetos y pretenden objetivizarlos, a través de medidas "civilizatorias", es decir, como dijera Demetrio Rodríguez Guaján, allegarlos a la cosmovisión ladina, "asimilarlos" o "integrarlos". Necesitamos construir la pluriculturalidad en la UNACH.

Al interaccionar en el medio rural, o incluso urbano, el hombre, la mujer de la ciudad, también aprendemos a consensar, a esperar, a llegar a acuerdos, a hablar con mayor claridad y sencillez, a conocer la naturaleza de otra forma.

Los campesinos indígenas tienen una cosmovisión que integra todas sus actividades económicas, sociales, políticas y religiosas. Existen diferentes prácticas de religiosidad, pero todas coinciden en interrelacionar todos los aspectos de su vida cotidiana con las necesidades sentidas en los diferentes aspectos de su vida práctica.De modo que una actitud que menosprecie su cosmovisión, identificándola con ignorancia, salvajismo, o barbarie, no podrá obtener ninguna relación intercultural que conlleve al diálogo.

En nuestro contacto con el medio indígena, hemos constatado cómo muchos campesinos, campesinas, se sienten humillados cuando el estudioso, el maestro, el trabajador de servicio social, el médico, el técnico, los insulta y no reconoce su experiencia. Se burla de sus prácticas rituales o míticas.

Si no existe una comunicación entre médico y enfermo, es difícil que como resultado se obtenga la salud. Si no se busca la comunicación entre el maestro, el prestador de servicio social y las necesidades sentidas, la continuidad de los planes de trabajo, se estanca.O sea, que cuando los indígenas van al doctor, a la escuela, o a un curso técnico agrícola, esto no significa que ignoren su creencia en la eficacia de las plantas medicinales o el papel del ilol, curandero tradicional, o el saber de sus abuelos, en su interacción con los elementos de la naturaleza, en el calor del cuerpo y sus equilibrios internos o con el entorno, en sus desequilibrios naturales, familiares, o sociales.

De modo que un prestador de servicio social, ya sea sociólogo, historiador, antropólogo o economista, que pretende hacer una labor tendiente a resolver necesidades, debe de dejar ciertas actitudes, de sentirse poseedor de la verdad y conocedor del saber. Procurando no sentirse autoridad, ni dejarse sentir presionado por el factor tiempo, puede intentar profundizar relaciones comunicativas a partir de lo cotidiano y familiar.Necesitamos antes que nada, ir al pueblo, atendiendo al refrán que dice "al pueblo que fueres haz lo que vieres", necesitamos comprender ese mundo diverso al urbano, ese otro con el que nos identificamos.

Comprender la problemática, significa comprender las contradicciones internas de esa sociedad, las consecuencias de la crísis neoliberal y cómo la viven, en condiciones de constante depauperación.Uno de los primeros pasos para adquirir conocimiento y para que la comunidad conozca el trabajo que realizamos, consiste en leer la realidad y dialogar con ella, Es importante asistir a la Asamblea General y escuchar directa, o indirectamente (mediante traductores de lenguas tsotsil, tseltal, chol, tojolabal,...), la opinión de sus participantes. Reconocer las autoridades legítimas y las necesidades y problemas de producción y educación.

Muchos son los pueblos indígenas que piensan que cuando los humanos se enferman, reflejan una enfermedad de la naturaleza. En este caso puede haber grandes sequías, o granizadas y lluvias abundantes, que provocan la pérdida total o parcial de las cosechas. O un desinterés total por el estudio que limita la participación de sus hijos en actividades productivas o una situación de violencia constante bajo las condiciones de guerra de baja intensidad querepercuten en la zona.

Es importante reconocer la herencia cultural de los pueblos que hacen que los rezadores de los cerros tengan el papel de establecer una relación entre los humanos y los elementos naturales de su entorno territorial.Por eso es que es tan importante el cumplimiento de LOS ACUERDOS DE SAN ANDRÉS en cuando a la autodeterminación de los pueblos en sus territorios y cultural. Por eso comprendemos cómo cada 3 de mayo, el día de la Santa Cruz, los rezadores de los cerros tienen su trabajo de alimentar la montaña, las cuevas, los arroyos, los ojos de agua, o los caminos, con flores, cruces, pox (aguardiente), velas, listones, incienso y rezos, para que la naturaleza esté en armonia con los hombres que en ella habitan. Por eso los habitantes, son los que valoran su patrimonio y sobre sus recursos, plantean decidir, como ha quedado establecido en los Convenios firmados con la Organización Internacional del Trabajo. Existe la costumbre de pensar que si hay sequía, se requieren más rezos en los ojos de agua, para que se logra la lluvia en las milpas, que suelen ser de temporal. Pero también existe la experiencia de que cuando se pretende llevar cualquier programa de desarrollo que afecte la naturaleza de sus territorios, ellos pueden consensar, los permisos que las empresas paraestatales o incluso privadas, tienen que cubrir en sus asambleas. De modo que ellos nos están mostrando que las riquezas y recursos, deben ser administrados por los propios pueblos, para su explotación.

El plan de trabajo, es un ejercicio que se puede comunicar a la comunidad, o construir con ella, y aquí nos va a ser muy útil, tomar en cuenta los aportes de las diferentes disciplinas para llegar a acuerdos de respeto pluricultural con experiencias compartidas. Se puede también incorporar un planteamiento evaluatorio periódico, de obstáculos en el trabajo y cómo se han ido resolviendo (o cómo se han ido agravando).Esto nos enseña a conocernos a nosotros(as) mismos. A veces queremos apresurar las cosas, la realidad nos detiene. A veces no explicamos claramente las cosas, la realidad nos lo muestra. A veces no avanzamos en el conocimiento, como quisiéramos. Necesitamos estar abiertos a lo que nos aporten las diferentes disciplinas. No olvidemos que venimos de la ciudad, con un ritmo y un tiempo diferentes. Es necesario entonces, tratar de acompasar el tiempo y caminar al ritmo del entorno, entendiendo y viviendo su problemática.

Esto nos lleva a aprender de las relaciones humanas, la interdisciplinariedad y la pluriculturalidad. Hay alumnos(as) que son tratados como incapaces, sin tomar conciencia de los obstáculos ya sea económicos o de la lengua y culturas diferentes con las que necesitamos dialogar en un terreno mas igualitario.

Como hemos dialogado entre integrantes de nuestro cuerpo académico, propuestas que pueden surgir de este encuentro sobre interdisciplinariedad, es que realicemos un foro interdisciplinario. Los diferentes cuerpos académicos podríamos dialogar sobre la posibilidad de formular un tronco común vertical, que constituya una construcción interdisciplinaria. Se puede propiciar además, el conocimiento y reconocimiento de las diferentes lenguas y culturas (tseltal, tsotsil, chol, tojolabal), de nuestros estudiantes. Se puede ver qué temáticas pueden ser reformuladas, dentro de los planes y programas de estudio, de Sociología, Antropología, Economía e Historia, para incorporar, reflexiones, teorías, metodologías, sobre los campos de interés y necesidades del medio. Las materias de "Cosmovisión prehispánica", se podría ver enriquecida con conocimientos acerca de la "Autonomía y pluriculturalidad"; los estudios de "Estado y Sociedad", se pueden ver enriquecidos si se introducen materias interdisciplinarias como "Antropología del Nosotros", "Ciencia Política del Nosotros" o "Sociología política del nosotros(as)", para ser estudiadas desde los semestres iniciales, llevando abordajes diversos, de los diferentes campos de la Historia y la Economía.No debemos de olvidar que la Universidad admite la universalidad de las ideas, y la crítica debe estar presente en cualquier proceso de aprendizaje que se adquiera o imparta en la Universidad Pública.